Consigue una buena limpieza del cuarto de baño

consejos limpieza de cuarto de baño

Consejos para limpiar tu cuarto de baño

Una de las zonas donde más gérmenes y microbios se acumulan es en el cuarto de baño, por lo que realizar una correcta limpieza de este lugar resulta imprescindible también para mantener en buen estado la salud de quienes lo utilizan. Limpiarlo a fondo dos veces a la semana puede resultar suficiente, si se mantiene también a diario.

Con una serie de fáciles consejos a seguir para llevar a cabo una eficaz y rápida limpieza, unos guantes, trapos y con la utilización de los productos de limpieza adecuados, podrá dejar el cuarto de baño completamente limpio y reluciente.

El proceso de limpieza debe comenzar con la utilización de lejía, ya que se trata del mejor desinfectante que se puede utilizar en el inodoro. Después de echar una cantidad considerable, déjalo actuar mientras barres el suelo para librarlo de todo tipo de suciedad. Para la limpieza de los azulejos es importante no utilizar productos demasiado corrosivos, con la finalidad de evitar deteriorar su acabado. Por ello, suele ser recomendable usar  agua con jabón o algún producto específico para esa zona en concreto.

Manteniendo esta limpieza de los azulejos semanalmente, la suciedad no se acumulará en ellos, resultando entonces realmente sencillo y rápido limpiarlos.

Los grifos

Los grifos, de acero inoxidable resultan muy sencillos de limpiar con la utilización cualquier tipo de desinfectante. Dejar en buen estado el lavabo suele resultar un poco más complicado, ya que en sus juntas se suele acumular suciedad. Ésta se puede retirar de modo bastante sencillo utilizando de un cepillo de dientes, por medio del cual podrás arrastrar todo lo acumulado en las esquinas. A la hora de proceder a la limpieza del armario del lavado, también debe tener cuidado y elegir productos adecuados a su material.

Se recomienda realizar un mantenimiento del espejo a diario, utilizando un paño que no suelte pelo.

Limpieza de la ducha o bañera

Elegir el producto adecuado para limpiar la ducha o la bañera también reviste gran importancia para no estropearla. Igual que en el caso del inodoro, deja también el limpiador elegido actuar unos minutos sobre la superficie, para que pueda tener el tiempo necesario para la correcta desinfección.

Para la bañera o la ducha también resulta muy eficaz echar vinagre y jabón hasta que se logre una mezcla bastante homogénea. Frota con ella la zona y deja que la pasta creada se asiente, para después enjuagar efectivamente con agua.

Cuando se limpie la bañera o la ducha, no debes olvidarte de la mampara ni de la cortina. Elementos también donde se acumulan bacterias y que deben ser desinfectados y limpiados con la misma regularidad que el resto del baño.

El inodoro

Durante el tiempo que has estado limpiado la bañera, el cristal del lavado etc, la lejía ya ha hecho el efecto deseado en el inodoro, por lo que ya puedes limpiarlo utilizando un producto específico.

En el inodoro se suelen crear manchas amarillas de la cal acumulada, y mezclada con la suciedad. Para eliminarlas puedes mezclar  bicarbonato sódico y vinagre blanco y dejar actuar esta mezcla alrededor de 10 minutos, después de los cuales lograrás el efecto deseado frotando con la escobilla y enjuagando con agua.

El toque final al cuarto de baño lo puedes poner fregando el suelo con agua caliente y jabón, para eliminar de este modo más fácilmente las manchas que pueda haber.

Más información