Limpieza despues de hacer reforma

Limpieza despues de hacer reformaCómo afrontar la limpieza tras una reforma

La limpieza después de una reforma o rehabilitación, implica tener en cuenta varios factores para ahorrar tiempo y dinero.

Los profesionales del sector de la construcción y los servicios especializados en limpieza, afirman que el polvo después de una obra en viviendas o empresas, no desaparece totalmente hasta después de seis meses. Se pueden contratar servicios integrales del sector, o realizar de forma particular la operación todas las semanas para quitar las manchas, polvo, pinturas en cristales, impurezas en radiadores o enchufes, etc. Cuando se opta por realizar este tipo de higiene en el domicilio, se pueden alquilar utensilios semiprofesionales y es conveniente tener presente ciertos aspectos después de la reforma o rehabilitación, para llevar a cabo la limpieza, entre ellos:

  • Planificación y ventilación: es importante comenzar por ventilar los ambientes y dejar cruzar el aire para mejorar la oxigenación, ya que ha estado circulando con partículas de polvo y se tiene que limpiar totalmente la atmósfera. La planificación es necesaria para organizar los elementos y herramientas que se utilizarán, como: trapos, gamuzas, cepillos, esponjas, productos de limpieza, aspirador, etc. Es aconsejable iniciar la higiene por las habitaciones de la vivienda que se usan menos y no se limpian diariamente.
  • Paredes: en tabiques pintados con esmaltes lavables, se puede usar lavavajillas o jabón neutro para limpiarlas, pero siempre diluido en agua. Se aplica con esponja bien escurrida y se limpia sin parar para no dejar marcas en la superficie, evitando dejar zonas sin pasar el preparado, comenzando desde abajo hacia arriba.
  • Suelos: en la mayoría de las reformas o rehabilitaciones, se cambia el suelo de las estancias sustituyendo por otros de madera. En este material se usa mopa y las superficies con manchas se quitan con paño húmedo. Cuando la madera está impermeabilizada se limpia con fregona y agua, sin otros productos que pueden resultar abrasivos, deteriorando el suelo o dañando de forma irremediable. Si se observan rayas en este tipo de material, se puede frotar con estropajos de acero hasta quitarlas y luego se aplica betún con cera de color marrón, que conseguirá unificar el tono con el resto de la madera.
  • Interruptores y apliques: estos objetos se deben manipular con sumo cuidado, para evitar accidentes ya que por ellos pasa la electricidad, no dejando pasar agua en el interior. Se recomienda bajar la llave principal del tablero de la luz y proceder usando paños húmedos o algodones mojados en alcohol bien escurridos.
  • Rincones: la suciedad se acumula especialmente en los rincones de las habitaciones y será importante limpiar a fondo estos recovecos durante varias semanas, para terminar con el polvo totalmente. Se emplean diminutos cepillos para introducirlos en sitios pequeños, quitando mejor con ellos los restos de material. El aspirador es un elemento de gran ayuda en todos los rincones. En el caso de los rodapiés y zócalos las manchas después de la reforma o rehabilitación son frecuentes, se limpian con paños mojados en agua con lavavajillas y con esponjas si son más difíciles de quitar.

Vídeo sobre limpieza en el hogar

Más información sobre la limpieza después de una reforma