DESINTORRE: Evolución del control de plagas

Evolución del control de plagas

Desde hace ya unos años los humanos se están preocupando por el planeta que tanto han maltratado, quizá por un simple hecho de subsistencia a medio plazo.

Al igual de cómo ha cambiado el uso de pesticidas en la producción de alimentos, el sector del control de plagas no iba a ser menos. Un proceso acompañado o regentado por unas regulaciones españolas y europeas más estrictas en el uso y control de productos químicos.

La razón lógica son los requerimientos más estrictos para la protección de la salud humana y del medioambiente.

Se han evaluado los efectos ecotoxicológicos de las diferentes sustancias que se utilizaban como insecticidas y muchas de ellas, a pesar de su eficacia como insecticida, se ha prohibido su uso por los efectos colaterales que su utilización causaba a la salud humana.

Se han dejado de utilizar insecticidas cuya persistencia era muy larga y sus efectos se prolongaban en el tiempo mucho más allá de haber controlado una plaga o por las regulaciones para evitar la toxicidad hacia otros organismos.

La evolución de los insecticidas y sus formulaciones  están yendo hacia una especificidad selectiva sobre las organismos que queremos combatir. Por ejemplo, se están desarrollando nuevas técnicas moleculares para la eliminación de cucarachas. El estudio y la aplicación de la genética en la gestión de las plagas están ofreciendo un abanico de nuevas posibilidades para el control de eliminación de insectos.  Se deberá impulsar las nuevas formulaciones con los ingredientes actuales permitidos que potencien los efectos de los ingredientes activos mientras que se minimizan los riesgos medioambientales y sobre la salud.

Las técnicas están evolucionando a la obtención de una  mayor información y de manera inmediata de forma que se conozca la presencia de la plaga desde el primer momento para poder combatirla en los primeros momentos tras su aparición. Además, ya no se usan, o no deberían usarse, los insecticidas como un método de prevención sino como un método de control cuando la plaga esté presente.

La empresa de desinfección aporta que en este sentido se hace muy evidente la necesidad de unos buenos sistemas de vigilancia y monitorización para detectar la presencia de plagas desde el momento de su aparición.

La evolución tecnológica ha ayudado enormemente, por un lado, la industria química ha sido capaz de desarrollar sustancias atrayentes. En el caso de las  feromonas, sustancias que atraen al sexo opuesto en el momento del cortejo, se han desarrollado ya para casi todas especies que consideramos plaga. También nuevas combinaciones de aromas de sustancias alimenticias que atraen hacia los dispositivos de monitorización de manera muy eficaz.

Adicionalmente, el uso de dispositivos electrónicos que en tiempo real nos indican la presencia de una determinada especie en un dispositivo de captura.

El excesivo precio de estos dispositivos hace que muchas veces se coloquen de manera insuficiente en una instalación y no den los resultados adecuados, pero nos indica cual puede ser el camino a seguir en el futuro.

El próximo reto ya está aquí. El cambio climático y la gran movilidad en el mundo actual, ha hecho que especies que no estaban en España hace unos años hayan aparecido como de la nada.

Hace algo más de dos años se descubrió en Madrid que una cucaracha australiana (Periplaneta australasiae) había colonizado una pequeña zona de Madrid.

La elevación de la temperatura media, aunque solamente sea un par de grados hace que insectos que antes no podías subsistir en nuestros lares puedan aguantar nuestros inviernos. Tal es el caso del mosquito tigre (Aedes albopictus) que una vez que ha llegado esta visto que se va a quedar con sus dolorosas picaduras.

Un gran esfuerzo habrá que hacerse por parte de todos los implicados en el control de vectores para que se puedan controlar esta nueva plaga y todas aquellas que están por llegar.

No sólo por la simple presencia de estos insectos sino por la posible transmisión de enfermedades de la que estos insectos pueden ser portadores. Así  por ejemplo, la malaria o paludismo, transmitida por mosquitos del género Anopheles se declaró erradicada de España en 1964, en el año 2018 apareció un caso de una persona que no había viajado a ninguna zona donde esta enfermedad fuera endémica.

desinsectacion DESINTORRE