Lo que necesitas saber sobre la limpieza después de una reforma

Lo que necesitas saber sobre la limpieza después de una reforma

Finalmente, tus reformas están terminadas y estás satisfecho con el resultado de este trabajo tan esperado. Ya sea que estés reformando una habitación de tu vivienda o una nueva cocina que estés actualizando, sabes muy bien que el trabajo que ha realizado la empresa de reforma hará que la suciedad y el polvo se acumulen en las superficies, paredes, pisos y muebles.

Desafortunadamente,  el trabajo no se acaba cuando tu proyecto de reforma ha terminado y todo necesita ser limpiado, ¡es esencial que aprendas los mejores consejos para hacer que tu hogar este limpio y brillante!


Limpia la cocina y el baño

Como la cocina es un lugar con muchos rincones, es esencial estar muy atento a la limpieza de esta habitación.

Lo primero que debes hacer es limpiar las superficies altas, como la parte superior de los armarios y las lámparas.

Una vez completadas estas tareas, pueden vaciar el interior de tus armarios, ya que es casi seguro que una cierta cantidad de suciedad o polvo se habrá introducido en ellos.


Limpia a fondo cada armario

Dependiendo del material del que estén fabricados tus armarios, el procedimiento a seguir será diferente. Utiliza productos de limpieza adecuados para evitar daños irreversibles en tus armarios. Por ejemplo, si tus armarios son de madera, utiliza un limpiador de muebles especializado para cuidar esta superficie.

A continuación, procede a limpiar las ventanas, incluyendo sus marcos y bordes. Asegúrate de abrir las ventanas para promover una mejor circulación del aire. Ahora, pasa a limpiar las salpicaduras (si tienen), así como a limpiar los zócalos. Finalmente, limpia los electrodomésticos y el suelo.

Mientras que muchas personas deciden realizar reformas integrales en sus cocinas,  hay otras muchas personas que deciden hacer reformas en sus baños. Aunque las tareas a realizar en esta habitación son relativamente similares a las mencionadas en la sección anterior, recuerda que la limpieza del baño también implica la desinfección de las paredes de la bañera, la ducha y el inodoro con los productos de limpieza adecuados.


¿Cómo limpiar las superficies, las paredes y el techo?

Si bien acabamos de mencionar los elementos que deben ser limpiados al finalizar una reforma, todavía es necesario saber cómo llevar a cabo esta limpieza y los errores que debes evitar.

En primer lugar, si la cantidad de polvo en la habitación es grande, ten en cuenta que colocar un ventilador orientado hacia el exterior en el borde de una ventana abierta te permitirá eliminar la mayor parte de la suciedad.

Para limpiar las distintas superficies, se puede utilizar un cubo y un paño empapado en agua con algún detergente de venta  en supermercados, muchas personas utilizan una mezcla de agua con glicerina.

Obviamente, hay que tener cuidado en escurrir bien el paño al terminar de limpiar las superficies, es mejor utilizar un paño de microfibra seco para eliminar cualquier rastro de producto.

Para limpiar el techo y las paredes, se recomienda utilizar una fregona húmeda que se haya escurrido de antemano. Nunca cometas el error de usar una fregona que gotea, ya que esta puede causar ralladuras. Limpia las paredes estratégicamente, es decir, de arriba a abajo y a partir del extremo izquierdo.

Ten en cuenta que es preferible limpiar las paredes antes que el suelo, ya que el polvo de las paredes es más probable que se extienda por el aire y termine en el suelo.


Limpiando tus artículos y otros objetos

¿Y qué hay de tus preciados artículos ahora cubiertos de polvo? Para limpiarlos correctamente, usa un paño ligeramente húmedo que haya sido empapado en una mezcla de agua, detergente o lejía.

De nuevo, recuerda que el paño no debe estar totalmente empapado en agua. Si lo haces, existe el riesgo de transportar la suciedad de un lugar a otro, lo que es claramente contrario al efecto deseado. Puedes usar esta técnica para mesas, bordes de ventanas y la parte superior de electrodomésticos.


Limpia el suelo después de una reforma

Si hay un lugar que tiene mayor parte de polvo, es el suelo. Para evitar que la suciedad del suelo vaya de una habitación a otra, no barras.

Es preferible utilizar una aspiradora con un filtro de alta eficiencia. Ya que tendrás que hacer esto varias veces, asegúrate de cambiar el filtro después de varios usos.

Para la limpieza del suelo, se puede utilizar una aspiradora capaz de recoger los residuos húmedos si es una reforma grande por ejemplo, un restaurante o centro comercial.

Si necesitas hacer una limpieza profunda, alquila una máquina de un solo cepillo, es la mejor solución. Esta máquina funciona con un cepillo giratorio, la limpieza es rápida y eficiente.

Una limpiadora industrial de suelos también puede ser muy útil, especialmente si la superficie a cubrir es grande. Si esta máquina es tan eficiente como la de un solo cepillo, tiene una gran ventaja: puede secar el suelo. ¡Esto ahorrará mucho trabajo!


¿Qué hacer con las manchas de pintura?

Aunque la vista de las manchas de pintura puede causar un revuelo, es relativamente fácil de eliminarlas simplemente usando un paño suave empapado en quitamanchas.

Asegúrate de comprobar para asegurarte de que el producto es adecuado para la pintura que se aplicó. Además, recuerda que no se recomienda respirar estos productos y que es esencial ventilar la habitación durante y después de su uso.


¿Manchas en el suelo?

Remoja un paño con un poco de agua con gas y frótalo suavemente. Esta solución no sólo es notablemente eficaz, sino que también evita la necesidad de productos químicos.

Para las manchas de pegamento o cemento, es aconsejable utilizar un estropajo, empapar en lejía y frotarlo en la mancha. A continuación, retira cualquier residuo de pegamento o cemento que se desprenda con una espátula de un ancho apropiado.


La limpieza durante tus reformas

Ten en cuenta que es mejor limpiar después de cada día de trabajo para evitar acumular gran cantidad de suciedad y polvo que se generará día a día.

Si el trabajo es agotador para ti, siempre puedes contar con la ayuda de una empresa de limpieza, ten presente que el polvo que se acumula será más difícil de limpiar, mantener una limpieza hará que las cosas no se salgan de control.